Blog

El heroico oficio de ser autónomo

La cuota de autónomos resulta un quebradero de cabeza para muchos profesionales. Hace cinco años la mayoría de los trabajadores por cuenta propia pagaban unos 256 euros al mes. Ahora, tras la reciente aprobación de los Presupuestos Generales del Estado se ha pasado a los 278 euros. Es decir, en solo cinco años el coste mensual ha crecido en 22 euros.

Muchas son las voces que se han alzado para pedir una equiparación con el resto de países europeos, bastante más bajas. Ese es el caso de Portugal, sin cuota; Reino Unido, con una horquilla que va entre los 13 y 58 euros; Holanda, de 50 euros y Francia, también gratis durante el primer año de actividad y luego variable según los ingresos.

Hay otros muchos factores que también son un obstáculo para los emprendedores, como la falta de de un sistema de seguros sociales que se ajuste a la realidad y unas estructuras de comunicación ineficaces entre los organismos oficiales y el pequeño autónomo, que a veces no ve cubiertas sus necesidades.

Ante esta situación, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ya ha avanzado que el Gobierno trabajará para que los autónomos coticen por sus ingresos reales y puedan hacerlo trimestralmente o con correcciones a lo largo del año, dado que cada mes no suelen cobrar lo mismo. En cuanto a la fórmula ha planteado que sea trimestral, como ocurre con el IRPF y el IVA, en vez de mensual, o incluir algunas regularizaciones a lo largo del año.

A pesar de todo, el crecimiento de este tipo de profesionales es indiscutible. Su número aumentó en 2.545 personas en el primer trimestre del año, hasta alcanzar los más de 3,1 millones de afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), según un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Con esta subida se encadenan cuatro años consecutivos al alza durante el primer trimestre del año desde el inicio de la crisis.

Quizá este incremento se deba a que la cultura del emprendimiento está empezando a ocupar su lugar en las universidades y, por lo tanto, en las mentes de los jóvenes que se incorporan al mercado laboral. Es cuestión de arriesgar, y para eso no existen reglas definidas.

Comparte este artículo...
Share on FacebookTweet about this on Twitter