La cuota de autónomos resulta un quebradero de cabeza para muchos profesionales. Hace cinco años la mayoría de los trabajadores por cuenta propia pagaban unos 256 euros al mes. Ahora, tras la reciente aprobación de los Presupuestos Generales del Estado se ha pasado a los 278 euros. Es decir, en solo cinco años el coste mensual ha crecido en 22 euros.